SwissKubik: Un cubo inteligente que cumple con los más altos requerimientos.

Un reloj de cuerda automática es una máquina sofisticada que requiere de cuidado y atención especiales. Si este no es usado regularmente, su mecanismo puede sufrir atascos con el paso del tiempo, ya que no debe permanecer quieto por largos periodos.

Los rotores especiales como SwissKubik están diseñados para reproducir el movimiento natural de la muñeca y estimular continuamente el mecanismo de los relojes. De esta manera, el rotor asegura la durabilidad del reloj al igual que su precisión.

Este cubo perfecto, cuyo modulo básico mide 10 x 10 cm, contiene un motor de alto rendimiento controlado por un micro procesador electrónico que regula las rotaciones por día al igual que el stop/pause en posición vertical.

Resulta ser un aparato autónomo y económico ya que con solo dos baterías alcalinas tipo C es suficiente para que funcione de continuo por más de tres años consecutivos.

Una vez que el reloj sea cuidadosamente insertado en el rotor, este empezará a rotar para dar cuerda al mecanismo automático del reloj. Esta programado para que complete 1900 rotaciones por día (950 hacia cada dirección), lo que corresponde a la mayoría de modelos disponibles en el mercado hoy en día. Sin embargo, todos tienen la posibilidad de personalizar fácilmente su propio SwissKubik, programando la frecuencia de rotación deseada para cada reloj. Además, esta operación permite optimizar la vida de las baterías y controlar el estado de carga de estas periódicamente.

Sea la opción estándar o la personalizada, el movimiento del rotor será siempre absolutamente silencioso…