La tendencia de los relojes vintage con pátina

Una de las tendencias más interesantes en el arte de coleccionar relojes de época ha sido el deseo de apartarse de los relojes que se han restaurado y pulido para que parezcan “como nuevos” y optar por relojes vintage con pátina “legítima”, con arañazos y decoloraciones que pueden haberse desarrollado a lo largo de décadas de desgaste.

Como sucede con muchas tendencias, es difícil rastrear el origen exacto de este deseo, pero no hay duda de que uno de los lugares donde se originó fue Japón, en donde el enfoque estético “wabi-sabi” valora la imperfección que proporciona el paso del tiempo. En Japón, los relojes vintage con pátina han repercutido durante muchos años en el coleccionismo, sobre todo en lo que respecta a los Rolex deportivos de época. Los coleccionistas japoneses prefieren las cajas originales con la belleza de los arañazos y la decoloración, tales como insertos de bisel en los Submariner y los GMT-Master después de años de desgaste, en comparación con los relojes de época que se hicieron para parecer nuevos.

Hubo una carátula negra muy codiciable y de particular interés que, debido a la decoloración por el paso del tiempo, se transformó en marrón o “tropical”. Esta tendencia de buscar relojes vintage con pátina legítima se ha extendido en todo el mundo, en particular durante los últimos cinco años.

Muchas personas se sienten atraídas por los relojes vintage con pátina por el encanto de tener algo que parece viejo. Como nos dijo un coleccionista más joven:

“Si yo quisiera algo que pareciera nuevo, me gustaría ir a la boutique y comprarlo, pero quisiera algo diferente; un reloj que se hubiera hecho único por el proceso de envejecimiento”.

Parte del problema en torno a este deseo de coleccionar los relojes vintage con pátina legítima es que es extremadamente difícil encontrarlos. Nombres conocidos como Rolex Submariner son especialmente raros de encontrar en su estado original debido a sus famosas afiliaciones a lo largo de los años. Quienes poseían uno eran propensos a usarlo y llevarlos a servicio, lo que significa que probablemente las partes originales fueron reemplazadas con frecuencia (como insertos de bisel y coronas) y tal vez el material luminoso se haya actualizado en la carátula y en las manecillas para una mejor visibilidad nocturna.

Los no coleccionistas no tienen la menor idea de que, tras heredarlos, no deberían hacer restaurar los relojes de sus padres y abuelos para que parezcan nuevos. El concepto de que los coleccionistas premian el estado original por encima de lo restaurado es una de las cosas que los menos experimentados encuentran más sorprendente en la colección de relojes vintage.

Sin embargo, hay algo que es muy atractivo, incluso para un no coleccionista, cuando ven algo que ha envejecido de manera única. Un excelente ejemplo es el Rolex de acero, referencia 8171, vendido en Christie’s Nueva York. Un piloto compró el reloj a principios de 1950 y aparentemente lo usó unos años hasta que dejó de funcionar.

El ref. 8171 es uno de los relojes más complicados jamás realizados por Rolex, contaba con un indicador de fase lunar y con un calendario de pantalla completa. Dada la complejidad del movimiento y los costos relacionados con su servicio, es posible que el caballero lo haya guardado y fuera pasando durante décadas por la familia sin uso.

Este Rolex conservó lo que parecía ser su correa de cuero gris original y también la hebilla Rolex original. Además, la gran caja de acero que le valió al modelo el apodo “Padellone”, o “sartén grande” en italiano, había permanecido sin pulir con su llamativa caja y bordes conservados.

La carátula había desarrollado una pátina inusual y llamativa, tal vez por el calor y la humedad que durante décadas había entrado en la caja no resistente al agua. Encontrar esta referencia en este estado original fue espectacular y fue un reloj que la gente no podía dejar de mirar durante la presentación preliminar. El día de la subasta, hubo una feroz batalla por el reloj y se vendió a 161,000 dólares.

Mientras que, en general, la jerarquía de la colección de relojes vintage colocaría a un reloj “de época antiguo” legítimo que nunca se ha usado como el ideal platónico de lo que se quiere en una colección, el segundo lugar está firmemente sostenido por la idea de mantener ese mismo reloj vintage con pátina y desgaste legítimos. Y en algunos casos, un reloj con una hermosa carátula color “marrón” tropical puede valer mucho más de lo que costaría el reloj en el estado de “nueva existencia antigua”. Este deseo de pátina legítima parece tan intenso entre los coleccionistas de todo el espectro actual que creo que continuará para dar forma al mercado de relojes de época durante años y décadas por venir.

Articulo cortesía de REVOLUTION América