Los expertos de Joyerías Bauer quisieron destacar una de las piedras más apreciadas y de mayor valor en el mercado. El color rojo característico del rubí, puede representar emociones como el poder, el romanticismo y el deseo.

Una piedra como el rubí puede alcanzar precios exorbitantes. El record lo tiene un rubí de 25,59 quilates montado en un anillo que fue vendido por más de 30 millones de dólares. Siendo una de las más costosas entre las piedras preciosas, el rubí se caracteriza por su intenso color rojo que es el resultado de la mezcla de varios elementos de la naturaleza como el Óxido de Aluminio y el Cromo. “Esta es una de las piedras más significativas de la historia. En la biblia se menciona varias veces haciendo referencia a la belleza y la sabiduría que presuntamente otorgaba. De ahí el toque mágico tan especial que se le atribuye a esta piedra.” asegura Thomas Kling, Gemólogo experto de Joyerías Bauer.
El rubí es una piedra originaria de regiones como África y Asia, y se forma bajo condiciones muy específicas de presión y temperatura juntando los elementos necesarios y otros componentes que se encuentran bajo tierra, todo este proceso dura millones de años. Además, esta piedra preciosa puede ser usada en cualquier tipo de joya. Según los expertos de Bauer, por su rareza y exclusividad el rubí históricamente ha sido una de las piedras favoritas de la realeza, y se ha ganado la reputación de ser para una pieza de la mayor importancia, aunque hoy se ha desmitificado y es usada en cualquier ámbito y ocasión.
“Debido a su color, el rubí también puede simbolizar las emociones más intensas como: el amor, el enojo, la pasión y la rabia. El rojo también es asociado con el poder y el deseo y de ahí su uso, por ejemplo en los carros rápidos y las rosas rojas. Las personas que compran Rubíes generalmente son personas románticas, atraídas hacia el color rojo, que quieren demostrar su éxito. Sin embargo, Otros entienden que son piedras que guardan su valor y que el rubí ha sido por décadas una muy buena inversión”, asegura Thomas Kling. En conclusión, los rubíes hoy siguen siendo igualmente apetecidos como en el pasado y son usados en múltiples estilos y tipos de joyas como: aretes, brazaletes, anillos, y gargantillas. Grandes joyerías como Bauer cuentan con una amplia colección de rubíes que tiene disponibles en sus tiendas, estas son producidas cuidadosamente en sus propios talleres y poseen la certificación gemológica de un experto.
“Aunque el mercado de los rubíes siempre ha sido muy estable, en los últimos años ha aumentado gracias al auge de las piedras de color. En Bauer por ejemplo se venden gran número de joyas con rubíes, ya que existe una tendencia en el consumidor a buscar cada vez artículos de mayor calidad y esta es la especialidad de Bauer”, concluye Thomas Kling.